jueves, 22 de noviembre de 2007

Aforismos y un par de dudas existenciales de Los Simpsons

Filosofía amarilla


Son muchas las risas que nos han provocado Los Simpsons y muchos los años que hemos que nos hemos dejado provocar. Los Simpsons son una revolución televisiva y marcan el inicio del postmodernismo. A partir de su transmisión las caricaturas dejan de ser para los niños, es decir, dirigidas a los niños para dirigirlas a los “niños” grandes, a los que ya trabajan y pagan hipotecas, créditos automotrices; a los que crecieron viendo a Los Picapierda o Los supersónicos.

Los Simpsons tienen un centenar de formas para verse, comicidad en los detalles, guiños, imágenes alucinantes, parodias impensables, diálogos hilarantes, crítica aguda, destreza gráfica; entre esto y muco más esta la veta filosófica de los aforismos, el absurdo posmodernista, la reflexión de una familia cualquiera. Aquí, ocioso, reproduzco algunos de ellos capturados al vuelo.


Cuando los sueños de un hombre consisten en comer chuletas y dormir hasta tarde los domingos nadie se los puede quitar.

Sin camisa y sin zapatos no hay salvación.

Es mejor estar callado y parecer tonto que abrir la boca y despejar la duda.

Las hamburguesas y la soledad son mala combinación.

Alcohol: causa y remedio de todos nuestros problemas.

Intentar hacer algo es el primer paso hacía el fracaso.

La vida es una aplastante derrota tras otra, hasta que acabas deseando que se muera Flanders.

Las respuestas a los problemas de la vida no están en el fondo de una botella... ¡están en la televisión!

Por más bueno que seas siempre hay un millón de personas mejores que tu.

La cerveza es la respuesta.

¿Dios es patriota?

¿Un dólar a cambio de la felicidad eterna? mmm… soy más feliz con el dólar.

1 comentario:

Ana dijo...

jaja todo esto está muy bueno, pero me quedo con la biografía vuestra. es genial! saludos iván!